Centro de formación

Atrás

Estabilización del pH de sustratos con agua y fertilizante

La capacidad tampón de un sustrato se define como la resistencia al cambio de pH durante el ciclo de cultivo. Cada sustrato tiene diferentes capacidades tampón. La capacidad tampón afecta la capacidad de las plantas para usar los nutrientes que son suministrados por los fertilizantes. Según el volumen desustrato en la maceta, el tipo de planta y la cantidad de cal en el sustrato, el pH puede cambiar rápidamente dentro de una semana, en ciertos casos debido a la capacidad tampon. Para los horticultores, es importante monitorear atentamente el pH para evitar las variaciones del pH del sustrato, lo que puede provocar posibles deficiencias de nutrientes o toxicidades.

La mayoría de los sustratos hechos con turba de sphagnum requieren la adición de cal para lograr un pH adecuado para la mayoría de los cultivos hortícolas. En la mayoría de los casos, la cal que se agrega brinda al medio un pH estabilizado de 5,5 a 5,8. Generalmente, es posible que los fabricantes de sustratos tengan cal residual en sus medios. Es importante saber esto, ya que se debe considerar la selección de fertilizantes para cultivos específicos en relación con la cal residual. Esto afectará la capacidad tampón a largo plazo.

Tipos de cal 
Con frecuencia, se usan dos tipos de cal para los sustratos. La cal calcítica es, en su mayor parte, carbonato de calcio y es más reactiva que el otro tipo, la cal dolomítica. La cal dolomítica contiene calcio y carbonato de magnesio, lo que la hace menos soluble y proporciona una acción residual más prolongada que la cal calcítica. La cal dolomítica proporcionará una capacidad reguladora prolongada y un leve aporte de magnesio.

Cómo saber si el sustrato tiene mucha cal residual
El sustrato se puede incubar en agua durante un par de días (1:2, medio:agua) y se puede monitorear el pH cada dos días durante una semana para observar una indicación de cal residual. Cuando hay cal residual, el pH continuará aumentando durante 7 días, y puede subir hasta casi 1 unidad de pH. El monitoreo se debe realizar en recipientes fuera del invernadero, los cuales deben de estar cubiertos para evitar la evaporación del agua.

Selección del fertilizante
Tomando en cuenta el análisis del agua (alcalinidad del agua), la capacidad tampón del sustrato, la cal residual y el pH óptimo para la especie de planta, se puede escoger de entre una selección considerable de fertilizantes solubles. La mayoría de las empresas de fertilizantes tienen tablas que permiten escoger el producto correcto. Algunos fertilizantes son potencialmente básicos (B) y otros son potencialmente ácidos (A), según lo indica la etiqueta. Estos valores dan una buena idea acerca de la cantidad de iones ácidos o básicos que se neutralizarán. A o B expresa la cantidad de CaCO3 en ppm o en kg / ton. Mientras más alto sea el número, mayor será la acidez o basicidad potencial del fertilizante.

Especies de plantas: pH para un crecimiento óptimo
Los cultivos de plantas son cada vez más específicos con el pH para un crecimiento óptimo en sustratos. Existen 3 grupos principales y la mayoría de las empresas de fertilizantes han desarrollado fórmulas para estas plantas:

  • Grupo de plantas del género geranio:
    Este grupo de plantas requiere un pH para crecimiento de 6,0 a 6,6 y es sensible a la toxicidad por hierro y manganeso si el pH baja del nivel óptimo. Algunas especies de plantas de este grupo (por ej.: el geranio) también acidifican el sustrato ya que las plantas liberan iones acidificantes. Los fertilizantes recomendados para este grupo de plantas no deben acidificar, por lo que deben tener un valor de basicidad o un agua de riego con una alcalinidad adecuada. Es importante monitorear regularmente el pH para asegurarse de que se cultiven las plantas con un pH adecuado.
  • Grupo de plantas del género petunia: 
    Son propensos a la deficiencia de hierro, lo que significa que requieren un pH bajo en el medio de cultivo, entre 5,4 y 6,0. Los fertilizantes para este grupo de plantas deben tener un gran potencial de acidez para limitar el aumento del pH durante el cultivo, especialmente si el agua tiene una fuerte alcalinidad. Los invernaderos que tienen una alta alcalinidad en el agua de riego, por lo general tienen que acidificar el agua con un ácido (por ej.: ácido sulfúrico, fosfórico o nítrico).
  • Grupo de plantas generales: 
    Las plantas de este grupo son capaces de crecer con un pH de 5,8 a 6,2 y no son propensas a la toxicidad o a la deficiencia de hierro. Este grupo cubre una gran cantidad de plantas populares, como la margarita o los belenes.

 

Monitoreo del pH y análisis de medios sin tierra
Monitoree el pH y la conductividad eléctrica (CE) del sustrato con frecuencia durante el ciclo del cultivo. Las lecturas se deben realizar con un volumen preestablecido de drenaje después del riego desde la parte inferior de la maceta (método pour-through) o con muestras de sustrato desde los 2/3 inferiores de la maceta. Las muestras deben provenir desde más de una maceta. Idealmente, se deben tomar muestras de 10 macetas. Use una proporción de 1:2 (medio: agua) con agua y mezcle en una taza limpia. Además, los medidores de pH y CE son excelentes instrumentos, pero se deben calibrar regularmente para que sean precisos.

Análisis de medios y lo que se debe revisar 
El análisis de extracción de medio saturado (SME, por sus siglas en inglés) es un método común que se usa en la industria para medir lo que está disponible para el crecimiento de la planta al comienzo del cultivo. Es importante que el pH y la CE estén en el nivel deseado para un óptimo crecimiento del cultivo. El pH y la conductividad eléctrica (CE) del agua se pueden medir regularmente con un medidor portátil en el invernadero. El análisis del sustrato antes de ser utilizados puede dar un indicio del calcio y otros nutrientes importantes. La mayoría de los sustratos fabricados tiene un pH inicial entre 5,5 y 6,2 y una CE de 0,8 a 1,2. A medida que el cultivo crece, especialmente para las flores de Pascua u otros cultivos a largo plazo, se puede mantener un registro de los valores proyectados mediante la toma de muestras del sustrato y el análisis de ellos en un laboratorio acreditado, con el fin de asegurarse de que las plantas obtengan la fertilidad correcta.

Para obtener más información acerca de los métodos y las pautas, consulte el libro de Paul Fisher y William Argo acerca de la comprensión de la administración del pH.

Referencia:
Argo, W.R. & Fisher P.R. Understanding pH Management For Container-Grown Crops (Comprensión de la administración del pH para cultivos en recipientes). 67p. Publicación Meister.

 

PRO-MIX® es una marca registrada de Premier Horticulture Ltd.

Artículos relacionados