Centro de formación

Atrás

Producción de hierbas aromáticas y hortalizas en invernadero. Parte 2 (de 4). Estructura del invernadero

Una vez más, haremos hincapié en la construcción de un invernadero, pero esto mismo servirá para saber si algún otro preexistente es el adecuado para la producción de hierbas aromáticas y hortalizas de calidad.

Niveles de tecnología

 

Alta tecnología

El marco del invernadero puede estar elaborado con acero o aluminio cubierto de vidrio, polietileno o policarbonato. Las plantas son cultivadas en un sustrato y existente control pleno sobre el sistema de irrigación por goteo. Computarizado y automatizado, dicho sistema permite monitorear la EC, el pH, la irrigación, la duración y la frecuencia. Comprende sistemas de enfriamiento y calefacción y permite obtener los más elevados rendimientos: con una inversión superior a los US$110/m2, la producción de tomates, en promedio, será de 90 kg/m2 en un año.

 

Tecnología media

El marco del invernadero puede estar elaborado con acero cubierto de polietileno doble o plástico rígido. Las plantas son cultivadas en un sustrato o bien en el suelo, y la irrigación por goteo está controlada por computadora (duración y frecuencia de la irrigación). El enfriamiento puede ser activo o pasivo, y con o sin calefacción. Los rendimientos serán moderados: con una inversión por debajo de los US$110/m2, la producción de tomates, en promedio, será de hasta 45 kg/m2 en un año.

 

Baja tecnología

El marco del invernadero puede estar elaborado con acero o madera cubierta con una película de polietileno. Las plantas son cultivadas en el suelo e irrigadas gota a gota con control manual. El enfriamiento es pasivo y no hay fuentes de calor. Los rendimientos a menudo serán bajos: con una inversión de hasta US$35/m2, la producción de tomates, en promedio, será de 20kg/m2 en un año.

Cargas que deben ser tomadas en consideración

Dependiendo del clima y de la ubicación, existen factores que deben ser considerados al construir un invernadero. Recuerde que las plantas que llegan hasta el cable de soporte que se encuentra unido al marco, representan una carga adicional para la estructura.

 

Carga permanente

Es el peso de la construcción permanente; como la estructura, el recubrimiento (el vidrio es más pesado que el polietileno) y el equipo unido a los elementos estructurales. Las plantas y el equipo unidos a la estructura por más de un mes deberán considerarse como carga permanente.

 

Carga no permanente

Se trata del peso sobrepuesto por uso, como las plantas unidas a alambres o cables en alto, canastas colgantes, repisas y cualquier otro elemento agregado a la estructura por menos de un mes.

 

Carga de viento

Esta carga es provocada por vientos provenientes de cualquier dirección. La estructura debe ser concebida para resistir la velocidad máxima del viento registrada en los últimos 100 años.

 

Carga de nieve

Debe ser considerada por pie cuadrado, contemplando el sistema de calefacción empleado para fundir la nieve, así como el diseño del techo.

Cubiertas

 

Vidrio

Una pantalla de vidrio puede transmitir un 94% de luz (o radiación activa fotosintética). Este material es transparente, resiste la luz UV y el bajo impacto (granizo), el calor y las temperaturas extremas, es poco inflamable y no se torna amarillo con el paso del tiempo. Es pesado y caro. Puede durar  más de 25 años.

 

Acrílico

Una pantalla de acrílico puede transmitir un 93% de luz (o radiación activa fotosintética). Este material es resistente a la luz UV y al clima, su peso es ligero, y no se torna amarillo con el paso del tiempo, aunque sí se debilita. Es caro, se maltrata fácilmente y es inflamable. Puede durar más de 20 años.

 

Policarbonato

Una pantalla de policarbonato puede transmitir un 93% de luz (o radiación activa fotosintética). Este material tiene peso ligero, poco inflamable, resiste el granizo y es fácil de doblar. Le afectan las altas y las bajas temperaturas, es caro y se maltrata fácilmente. Puede durar más de 15 años.

 

Fibra de vidrio

Una pantalla de fibra de vidrio puede transmitir un 90% de luz (o radiación activa fotosintética). Este material tiene peso ligero, es económico y duradero. Con el tiempo se torna amarillo. Le afectan la luz UV, la contaminación, el polvo y, en gran medida, las altas y las bajas temperaturas. Puede durar más de 15 años.

 

Película de polietileno

Una película de polietileno puede transmitir un 85% de luz (o radiación activa fotosintética). Este material es económico y fácil de instalar. No es duradero; su corta vida no sobrepasa los 3 años.

 

Observaciones importantes concernientes a todas las cubiertas

Deben mantenerse limpias, el polvo reduce la entrada de luz. Considere el uso de películas de plástico con revestimiento anti condensación. Al caer en las películas de plástico, las gotas de agua hacen disminuir la transmisión de la luz y, si se acumulan y caen sobre las hojas de las plantas, pueden causar enfermedades. El uso de cubiertas de doble capa atenúa la pérdida de calor, pero también afecta la transmisión de la luz.

Tipos de invernadero

Unicapilla: se trata de un solo invernadero. Los más populares son: túnel (suelo a suelo), techo de arco, techo a dos aguas, umbráculo y gótico.

Multicapilla: se trata de invernaderos con naves interconectadas. Los más conocidos son: techo de arco, techo a dos aguas, diente de sierra, tipo Venlo (de cristal), gótico y túnel alto.

Altura del invernadero

Depende del tipo de cultivo. Por ejemplo, la altura recomendada del cable de soporte, en el caso de los tomates, fluctúa entre los 8 y los 22 pies (2,4 y 6,7 metros); por lo tanto, la altura mínima (del invernadero) deberá ser de 22 pies (6,7 metros). Se recomienda construir invernaderos altos, ya que proporcionan mayor capacidad de amortiguación de aire (volumen de aire) para responder a los rápidos cambios provenientes del exterior. Además, el volumen adicional de aire ayuda a obtener un mejor enfriamiento, pues el aire caliente se elevará sobre el follaje. Por otra parte, los invernaderos altos cuentan con mayor espacio para instalaciones de luz adicional, irrigación por aspersión, mallas de sombra y térmicas, mesas de cultivo y macetas colgantes.

Plantas de tomate que sobrepasan los cables de soporte. En un invernadero, la altura de la planta influye en la del techo.

Plantas de tomate que sobrepasan los cables de soporte. En un invernadero, la altura de la planta influye en la del techo.

Orientación

La orientación de un invernadero multicapilla para plantas altas como los tomates, deben de ser norte-sur (las hileras de plantas deben ser paralelas a los paredes laterales y orientarse también de norte a sur). La luz que recibe el cultivo será más uniforme a lo ancho del invernadero desde la salida hasta la puesta del sol, particularmente en latitudes superiores a los 30º norte o sur.

Si el invernadero y las hileras de plantas tuvieran orientación este-oeste, las plantas ubicadas en el extremo norte recibirían menos luz debido a la sombra de las plantas ubicadas en el sur. Por otra parte, las dos primeras hileras del extremo sur recibirían menos luz que las situadas a la mitad con motivo de la sombra de la pared. Ambos hechos son más evidentes durante el invierno, puesto que el sol está a menor altura y más cerca del horizonte. En el caso de plantas pequeñas, como la lechuga, la orientación este-oeste recibirá menor impacto de las sombras, aún en invierno. Las plantas ubicadas en invernaderos semicirculares o suelo a suelo, recibirán más luz que en los comunicados por conductos, porque sus estructuras tienen menos elementos.

En el tercer artículo de esta serie, hablaremos del ambiente del invernadero y de lo que es ideal para la producción de plantas y hortalizas en el mismo.

Si tiene dudas, comuníquese con el representante de Servicios al Productor de Premier Tech o con su representante de Ventas regional:

CHEJ

Jose Chen Lopez
Servicios al productor

PRO-MIX® es una marca registrada de Premier Horticulture Ltd.

Artículos relacionados