Centro de formación

Atrás

La cal calcítica y la cal dolomítica

dolomite powder

Caliza dolomítica en polvo empleada en los sustratos de cultivo comerciales.

Los productores de invernadero saben que, para que una planta cuente con la disponibilidad óptima de nutrientes para su desarrollo, el pH de su sustrato debe encontrarse entre 5,5 y 6,2, dependiendo del tipo de producción de que se trate. Los ingredientes que normalmente se encuentran en la mayoría de los sustratos de cultivo; es decir, la turba de sphagnum y la corteza de pino compostada, tienen un pH de 3,5 - 5,0. Estos niveles son muy bajos para los cultivos, de modo que debe añadirse piedra cal para aumentarlos.

La cantidad y el tipo de caliza empleados para tal fin dependen de varios factores, incluyendo la densidad aparente del sustrato, los ingredientes empleados y los requerimientos de pH de la mayor parte de las plantas cultivadas. Una vez efectuada la plantación, existen factores como la alcalinidad del agua, el o los fertilizantes empleados y el tipo de cultivo en particular, que también inciden en el pH del sustrato. El pH del sustrado debe de ser monitoreado y mantenido durante todo el ciclo del cultivo para evitar problemas nutricionales.

¿Un pH inicial variable?

Los fabricantes de sustratos de cultivo sólo tienen control de la densidad aparente, los ingredientes, la fuente de piedra caliza y el tamaño de las partículas empleadas. Por lo general, añadirán piedra caliza (cal) en índices apropiados para llegar a un pH de 5,5 - 6,2 una vez que el pH del sustrato se haya estabilizado en el saco. ¿Qué significa estabilizado? Normalmente, un sustrato menor de un año con humedad baja tiene un pH inicial de 4,5 - 4,9. La caliza añadida al sustrato tiene forma granular y debe disolverse en el agua presente en el mismo antes de que pueda incrementar el pH hasta el nivel correcto. Mientras mayor sea el contenido de humedad, más rápido aumentará. Una vez dentro del rango adecuado, puede determinarse el verdadero pH del sustrato; sin embargo, la mayoría de los sustratos son embalados con un contenido de humedad de 45-55%, y el agua disponible no es suficiente para activar la cal en un tiempo razonable. La forma más precisa para determinar el pH de un sustrato es medirlo de 7 a 10 días después de haber plantado e irrigando el cultivo.

Piedra caliza. El tamaño de las partículas

Al elegir una fuente de piedra caliza, el tamaño de las partículas determinará la rapidez con la que la cal empezará a ajustar el pH del sustrato, así como la duración de la propia piedra caliza. La mayor parte de los fabricantes de sustratos de cultivo usan una caliza en polvo cuya textura es similar a la de la harina. Sus finas partículas empiezan a disolverse rápidamente después de plantar; el pH del sustrato es ajustado dentro de la primera semana (si está húmedo) y la caliza durará de 2 a 4 meses. Lo anterior se correlaciona adecuadamente con las necesidades de tiempo de la mayoría de los cultivos de invernadero. Si las partículas de caliza son más gruesas y tienen la textura de la sal, puede tardar hasta dos meses en comenzar a ajustar el pH del sustrato, pero durará más de un año, lo cual no sería de utilidad para la mayor parte de los cultivos de invernadero.

Tipos comunes de piedra caliza (cal)

Las formas más comunes de piedra caliza que se incorporan a los sustratos son la calcítica y la dolomítica:

  • La cal calcítica es carbonato de calcio y neutraliza los ácidos en el sustrato de cultivo. Aporta algo de calcio, pero casi nada de magnesio. Se disuelve más rápido que la dolomítica, por lo que ajusta el pH del sustrato dentro de la primera semana, pero durará menos, hasta 1 ó 2 meses.
  • La cal dolomítica es una combinación de carbonato de calcio y carbonato de magnesio, y tiene un doble propósito en el sustrato: neutralizar los ácidos y aportar magnesio y calcio adicionales para ser absorbidos por la planta. Se disuelve lentamente en el sustrato, lo cual da como resultado un ajuste del pH a más largo plazo (hasta 2-4 meses) y un amortiguamiento que permite mejorar la estabilidad del pH.


La mayoría de los fabricantes de sustratos de cultivo comerciales confían solamente en la caliza dolomítica y varían el tamaño de sus partículas para controlar los índices de liberación. No obstante, en Premier Tech Horticulture combinamos ambas versiones. Juntas, la caliza calcítica y la dolomítica constituyen un pH más uniforme y consistente en el sustrato. Al utilizar las dos modalidades de piedra caliza, se logra un mejor control de dicho pH: la calcítica es de rápida liberación y lo ajusta, en tanto que la dolomítica se libera lentamente a lo largo del cultivo, por lo que las fluctuaciones del pH durante la producción son limitadas.

Si tiene dudas, comuníquese con el representante de Servicios al Productor de Premier Tech o con su representante de Ventas regional:

CHEJ

Jose Chen Lopez
Servicios al productor

PRO-MIX® es una marca registrada de Premier Horticulture Ltd.

Artículos relacionados