Centro de formación

Atrás

Cultivos difíciles: La calibrachoa

Esta planta es asombrosa cuando se encuentra en pleno florecimiento; es decir, desde mayo hasta el inicio de las heladas. Debido a la satisfacción que brinda al consumidor final, hoy por hoy la calibrachoa se considera un cultivo importante que, como muchas otras plantas el manejo de este cultivo es difícil y puede llegar a causar dolores de cabeza a los productores. Los dos problemas más comunes son: la clorosis en las hojas nuevas y las enfermedades radiculares.

1. Clorosis intervenal en hojas nuevas:

La mayoría de los productores han detectado síntomas de clorosis intervenal en las hojas nuevas de calibrachoas, lo cual es muy común y, normalmente, obedece a la deficiencia de hierro derivada de un sustrato de cultivo con pH elevado. En el caso de la calibrachoa, el pH ideal del sustrato debe de ser de 5,4 a 5,8. Si dicho parametro excede de 6,2, no habrá más hierro disponible para la planta.

Por otra parte, aun si el nivel de pH es el adecuado, habrá deficiencia de hierro si éste se aplica de manera insuficiente. Por lo general, la calibrachoa no obtiene suficiente hierro del sustrato, a menos que reciba una alimentación constante de nitrógeno (250 ppm) o que al fertilizante se le añada hierro. En ocasiones, el hierro es proporcionado de manera constante y en dosis altas para que la planta absorba cantidades suficientes de hierro; pero esta práctica puede tener resultados no deseados como crecimiento alongado y flácido.

Posiblemente sea mejor reducir el nivel de aplicación del fertilizante a 150-200 ppm de nitrógeno y aplicar hierro quelatado una vez al mes para compensar los bajos niveles de este elemento, o bien, utilizar un fertilizante completo con alto contenido del mismo y quelato (de hierro) de mejor calidad.

Calibrachoa con síntomas de deficiencia de hierro

Calibrachoa con síntomas de deficiencia de hierro. Fuente: Premier Tech.


Si las plantas de calibrachoas presentan un problema de deficiencia de hierro, la manera más fácil de resolver el problema es mediante la aplicación de hierro quelatado. El más efectivo es el quelato de Hierro-EDDHA, pues permite que el hierro continúe siendo soluble y permanezca disponible para ser absorbido por la planta, aun si el pH del sustrato es superior a 9,0. Se trata de un quelato bastante efectivo, en tanto que el quelato de Hierro-EDTA no muestra efectividad alguna cuando el pH es superior a 6,5.

Clorosis intervenal en hojas nuevas =¿Deficiencia de hierro?

En la mayor parte de los casos es verdad, pero es mejor revisar primero las raíces de las plantas. Cuando las puntas de las raíces son atacadas por agentes patógenos, estas no pueden absorber los fertilizantes del sustrato, lo cual da lugar a deficiencias. La deficiencia de hierro provocada por enfermedades radiculares tienen a menudo resultados impredecibles en el cultivo. Si los síntomas se presentan uniformemente en un mismo cultivar (misma población de plantas) o en el cultivo entero, lo más probable es que no exista enfermedad radicular.

Este tipo de clorosis también puede ser un síntoma de deficiencia de manganeso, lo cual será evidente si después de aplicar un quelato de hierro el color de la planta mejora pero tras pocos días la clorosis se torna más severa. Antes de pensar en una deficiencia de hierro, analice su sustrato y el tejido (foliar) para comprobar antes de añadir el quelato.

 

2. Enfermedad radicular

La calibrachoa es susceptible de padecer enfermedades radiculares causadas por el Pythium y el Thielaviopsis, o bien por el pie negro. Estos patógenos necesitan niveles altos de humedad para sobrevivir, por lo que las plantas demasiado húmedas o excesivamente irrigadas serán las que probablemente se vean afectadas. Utilice un sustrato de cultivo como PRO-MIX HP  BIOFUNGICIDE™* + MYCORRHIZAE™, que tiene menor retención de agua que PRO-MIX BX BIOFUNGICIDE™* + MYCORRHIZAE™, drenaje adecuado y el beneficio adicional de BIOFUNGICIDE™* para ayudar a prevenir o controlar enfermedades radiculares como: Fusarium, Pythium y Rhizoctonia. Recuerde que cuando la superficie del sustrato se vuelve de color castaño claro a bronceado es el momento de irrigar.

*Todos los productos presentados como BIOFUNGICIDE™ para los Estados Unidos, están disponibles en Canadá y Latinoamérica como BIOSTIMULANT. Consulte a su Representante de Ventas.

un chalibrachoa atacado por Pythium

Un calibrachoa atacado por Pythium. Fuente: Premier Tech.

 

La calibrachoa está en riesgo de ser atacada por los patógenos mencionados en cualquier momento, pero es particularmente vulnerable cuando es joven. Para aminorar esta amenaza, lo mejor es mantener la temperatura del sustrato por arriba de los 68ºF (20ºC) hasta que el cultivo esté bien establecido.

Así, la calibrachoa podrá desarrollarse en un ambiente más fresco, pues su sistema radicular estará consolidado y podrá aprovechar el agua del sustrato, reduciéndose así la incidencia de enfermedades radiculares. Es recomendable propiciar el flujo de aire, así se facilita el secado del sustrato y se mantendrán los niveles normales de fertilidad para que las plantas permanezcan en crecimiento activo. Evite reutilizar los contenedores a menos que estén libres de residuos organicos y correctamente desinfectados.

La elección del cultivar es importante: aquellos con hábitos de crecimiento compactos crecen más lentamente y por la misma razón requieren de menos agua. En comparación con los cultivares vigorosos, hay mayor probabilidad de sobreirrigarlas: es mejor separar las plantas compactas de las vigorosas para respetar sus necesidades de irrigación.

En cualquier momento y con cualquier cultivo pueden surgir dificultades. Lo mejor es ser proactivo, prevenir y adecuar nuestras prácticas de cultivo según corresponda para minimizar riesgos, tanto con la calibrachoa como con otros cultivos.

En caso de dudas acerca de fertilidad, calidad del agua o sustratos de cultivo, comuníquese con el representante de Servicios al Productor de Premier Tech o con su representante de Ventas regional:

CHEJ

Jose Chen Lopez
Servicios al productor

PRO-MIX® es una marca registrada de Premier Horticulture Ltd.